The Holy Father's Exhortation on the Priesthood

"The witness of a priestly life well lived brings nobility to the Church, calls forth admiration among the faithful, and is a source of blessings for the community; it is the best way to promote vocations, the most authentic invitation to other young people to respond positively to the Lord's call. It is true collaboration in building the Kingdom of God!"

—Pope Benedict XVI, Meeting with clergy and religious in Aparecida, Brazil, May 12, 2007

40 Dias por los Sacerdotes; Oraciónes en Español

Acto de consagración por los sacerdotes

Oh Jesús, Salvador mío, Vos que habéis confiado a los sacerdotes que son vuestros representantes, la aplicación de la Obra de la Redención y de la Salvación del mundo; por medio de vuestra Santísima Madre, os ofrezco para la santificación de los sacerdotes, seminaristas y aspirantes, durante este día, todas mis oraciones, trabajos y alegrías, mis sacrificios y sufrimientos.  Dadnos, Señor, sacerdotes verdaderamente santos que, inflamados del fuego de vuestro Amor, no procuren otra cosa que vuestra gloria. Presérvalos de todos los peligros interiores y exteriores, defendedlos, sobre todo contra las insidias de los enemigos de su virtud y de su santo ideal sacerdotal. Amén.


Especial Padre Nuestro de petición por los Sacerdotes

Padre Nuestro que estás en el Cielo
Para que Tu Nombre sea santificado,
Señor, danos sacerdotes.

Para que Tu Reino venga a nosotros,
Señor, danos sacerdotes.

Para que nos comuniquen el pan de la Palabra y de la Eucaristía,
Señor, danos sacerdotes.

Para que en Tu Nombre perdonen nuestras ofensas,
Señor, danos sacerdotes.

Para que nos enseñen a perdonar a los demás,
Señor, danos sacerdotes.

Para que nos auxilien en nuestra lucha contra las tentaciones,
Señor, danos sacerdotes.

Para que en el momento de nuestra muerte nos ayuden a vernos libres del mal, Señor, danos sacerdotes según tu corazón.

Amen.


Oración por los sacerdotes
Autor: Su Santidad Papa Pio XII

Oh Jesús, Pontífice Eterno, Buen Pastor, Fuente de vida, que por singular generosidad de tu dulcísimo Corazón nos has dado nuestros sacerdotes para que podamos cumplir plenamente los designios de santificación que tu gracia
inspira en nuestras almas; te suplicamos: ven y ayúdalos con tu asistencia misericordiosa.

Sé en ellos, oh Jesús, fe viva en sus obras, esperanza inquebrantable en las pruebas, caridad ardiente en sus propósitos. Que tu palabra, rayo de la eterna Sabiduría, sea, por la constante meditación, el alimento diario de su vida interior.

Que el ejemplo de tu vida y Pasión se renueve en su conducta y en sus sufrimientos para enseñanza nuestra, y alivio y sostén en nuestras penas.

Concédeles, oh Señor, desprendimiento de todo interés terreno y que sólo busquen tu mayor gloria. Concédeles ser fieles a sus obligaciones con pura conciencia hasta el postrer aliento. Y cuando con la muerte del cuerpo entreguen en tus manos la tarea bien cumplida, dales, Jesús, Tú que fuiste su Maestro en la tierra, la recompensa eterna: la corona de justicia en el esplendor de los santos. Amén.



Oracion por la Santa Iglesia y los sacerdotes
Autora: Santa  Faustina Kowalska

Oh Jesús mío, te ruego por toda la Iglesia: concédele el amor y la luz de tu Espíritu y da poder a las palabras de los sacerdotes para que los corazones endurecidos se ablanden y vuelvan a ti, Señor.

Señor, danos sacerdotes santos; tu mismo consérvalos en la santidad. Oh Divino y Sumo Sacerdote, que el poder de tu misericordia los acompañe en todas partes y los proteja de las trampas y asechanzas del demonio, que están siendo tendidas incesantemente para las almas de los sacerdotes. Que el poder de tu misericordia, oh Señor, destruya y haga fracasar lo que pueda empañar la santidad de los sacerdotes, ya que tú lo puedes todo (1052).

Oh mi amadísimo Jesús, te ruego por el triunfo de la Iglesia, por la bendición para el Santo Padre y todo el clero, por la gracia de la conversión de los pecadores empedernidos. Te pido, Jesús, una bendición especial y luz para los sacerdotes ante los cuales me confesaré durante toda mi vida (240).



Oración diaria por los sacerdotes:

Que todos traten de hacerse perfectos como el Padre celestial es
perfecto: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que la Santa Misa sea ofrecida continuamente por la vida y necesidades
del mundo: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que el Santísimo sea amorosamente accesible y adorado:
Señor, danos Sacerdotes santos.

Que el Evangelio sea proclamado fielmente y sin descanso:
Señor, danos Sacerdotes santos.

Que en la absolución sacramental encontremos nuestra paz y felicidad:
Señor, danos Sacerdotes santos.

Que la unión en la oración traiga la unión entre todos los
cristianos: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que nuestras Iglesias locales y sus líderes sean siempre leales al
Santo Padre: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que toda vida humana sea protegida y defendida como sagrada: Señor,
danos Sacerdotes santos.

Que la misericordia de Dios se extienda a los pecadores, moribundos y
difuntos: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que la juventud tenga ayuda para crecer libre de las drogas y toda
adición: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que los encarcelados, los ancianos y los sin techo encuentren fe y
esperanza en Cristo: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que el amor de Cristo sane los desamparados, los que guarden cama y
los enfermos: Señor, danos Sacerdotes santos.

Que Cristo sea la meta y el gozo de los jóvenes y los fuertes:
Señor, danos Sacerdotes santos.

Que los que han oído la llamada de Dios escúchenlo para hacerse
líderes futuros: Señor, danos Sacerdotes santos.

OREMOS: Dios de misericordia y santidad, escucha el grito angustiado
de tu pueblo para tener sacerdotes santos que les guíen. Llena sus
corazones con celo luminoso a fin de que puedan desempeñarse
dignamente en tu presencia, sean siempre leales a tu Iglesia, y
alcancen amarte con un amor eterno.

Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amen.



Oración para ofrecer la Comunión dominical por los sacerdotes

Siempre es necesario ofrecer sacrificios y oraciones por aquellos que tienen la difícil labor de guiarnos. Preocupémonos por ellos, ¡reza esta oración luego de comulgar y Dios te lo agradecerá!

¡Difúndela a todos!

Padre Celestial para mayor gloria de tu Santo Nombre, te ofrecemos al Verbo Encarnado que acabamos de recibir en su Sacramento de Amor y en quien tiene todas tus complacencias, y nos ofrecemos en unión con Él por manos de María Inmaculada por la santificación y multiplicación de tus sacerdotes. Derrama en ellos tu Divino Espíritu, enamórallos de la Cruzy haz muy fecundo su apostolado. Amén.



Oración por la Santificación de los sacerdotes.
Autor: Su Santidad Papa Pablo VI

Ven, oh Espíritu Santo, y da a los sacerdotes, dispensadores de los misterios de Dios, un corazón nuevo que actualice toda su educación y toda su preparación, que les haga conscientes cual sorprendente revelación del sacramento recibido, y que responda siempre con nueva ilusión a los incesantes deberes de su ministerio, en orden a tu Cuerpo Eucarístico y a tu Cuerpo Místico. Dales un corazón nuevo, siempre joven y alegre.

Ven, oh Espíritu Santo, y da a nuestros sacerdotes, discípulos y apóstoles de Cristo Señor, un corazón puro, capaz de amarle solamente a él con la plenitud, él gozo, y la profundidad que solo él sabe dar, cuando constituye él exclusivo y total objeto del amor de un hombre que vive de tu gracia; dales un corazón puro que sílo conozca él mal para denunciarlo, combatirlo y huir de él; un corazón puro como él de un niño, pronto al entusiasmo y a la emoción.

Ven, O Espiritu Santo, y da a los ministros del pueblo de Dios un corazón grande, abierto a tu silenciosa y potente Palabra inspiradora; cerrado a toda ambición mezquina, a toda miserable apetencia humana; impregnado totalmente del sentido de la Santa Iglesia; un corazón grande, deseoso únicamente de igualarse al del Señor Jesús, y capaz de contener dentro de si las proporciones de la Iglesia, las dimensiones del mundo; grande y fuerte para amar a todos, para servir a todos, para sufrir por todos; grande y fuerte para superar cualquier tentación, dificultad, hastío, cansancio, desilusión, ofensa; un corazón grande, fuerte, constante, si es necesario hasta él sacrificio, feliz solamente de palpitar con él Corazón de Cristo y de cumplir con humildad, fidelidad y valentía la voluntad divina. Amén.



Oración por los sacerdotes de Santa Teresita del Niño Jesús

Oh Jesús!

Te ruego por tus fieles y fervorosos sacerdotes,
por tus sacerdotes tibios e infieles,
por tus sacerdotes que trabajan cerca o en lejanas misiones,
por tus sacerdotes que sufren tentación,
por tus sacerdotes que sufren soledad y desolación,
por tus jóvenes sacerdotes,
por tus sacerdotes ancianos,
por tus sacerdotes enfermos,
por tus sacerdotes agonizantes
por los que padecen en el purgatorio.

Pero sobre todo, te encomiendo a los sacerdotes que me son más queridos,
al sacerdote que me bautizó,
al que me absolvió de mis pecados,
a los sacerdotes a cuyas Misas he asistido y que me dieron tu Cuerpo y Sangre en la Sagrada Comunión,
a los sacerdotes que me enseñaron e instruyeron, me alentaron y aconsejaron,
a todos los sacerdotes a quienes me liga una deuda de gratitud, especialmente a...

¡Oh Jesús, guárdalos a todos junto a tu Corazón y concédeles abundantes bendiciones en el tiempo y en la eternidad!  Amén.



Plegaria para pedir por los sacerdotes.

Señor Jesús, te pido por tus sacerdotes. Que cuando están clavados en la cruz del confesionario, pongas en ellos tu corona de luz en vez de tu corona de espinas.  Que cuando, día a día, te traigan al pan convertido en tu cuerpo, ello no se les vuelva rutina, sino diario milagro.  Que su trato con las almas sea siempre para dejar en ellas el amor y el valor que Tú nos entregas.  Que cuando júvenes, tengan la fortaleza de tus últimos tres años y cuando viejos, sigan sintiendo que ?Dios alegra su juventud?.  Que espíritu viviente en carne y hueso, sean como Tú, profundamente humanos y perfectamente divinos.  Que cuando el desánimo y la debilidad los agobien en el camino de su calvario, estás Tú, como Cirineo, para llevarles la cruz y volvérselas gozo.  ?Y que nunca falte quien de la vida por ellos, así como Tú la diste por nosotros! Amén.